Brasil

“Sin libertad, la verdad no aparece”. Es con pesar que se constata la actualidad de este eslogan de un mensaje publicitario en un país que volvió a convivir con la democracia hace un cuarto de siglo. Sin embargo, ese retorno a la normalidad no fue suficiente para contener los constantes atentados a la prensa.

El presidente Luiz Inácio Lula de Silva siempre ataca a la prensa y lanza críticas desmedidas cuando no le agrada el enfoque del noticiero o un comentario. En una entrevista reciente concedida a la revista Piauí, llegó a decir que la lectura de los periódicos le provoca acidez.

Las palabras y las acciones del gobierno en relación con los aspectos reglamentarios y las interferencias en el funcionamiento de los medios de comunicación siempre preocupan porque traen conceptualmente aparejados controles e interferencias en la producción del contenido. Se destacan las siguientes iniciativas.

• El gobierno desistió de crear un Consejo Federal de Periodismo para regular la actividad periodística luego de que los medios de comunicación como así también periodistas, intelectuales y sectores de la sociedad civil reaccionaran contra la medida propuesta.

• El gobierno está empeñado en promover, con el apoyo de organizaciones no gubernamentales y de movimientos sociales, una Conferencia Nacional de la Comunicación. La iniciativa es preocupante porque prevé interferencias en el contenido generado para las diversas plataformas de los medios. Sus objetivos son: identificar los principales desafíos relativos al sector de la comunicación; realizar un balance de las acciones del poder público en el área; proponer directrices para las políticas públicas en el campo de la comunicación; y establecer las acciones gubernamentales prioritarias de acuerdo con esas directrices.

• A través de ella se creó un grupo de trabajo cuyo objetivo consiste en proponer cambios en la legislación vigente a fin de viabilizar una nueva reglamentación de la profesión periodística. El gobierno no cumplió el artículo 2 de la Resolución 342 del Ministerio de Trabajo y Empleo de julio de 2008 por cuanto el grupo no fue integrado en forma igualitaria por representantes del gobierno, del sector y de las empresas, según recomienda la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Además, el grupo de estudio – compuesto en una mayoría por periodistas – insiste en cerrar filas en torno a mantener la obligatoriedad del diploma de periodista para ejercer la profesión, en clara divergencia con los representantes de las empresas e inclusive de ciertos sectores del gobierno que, como el Ministerio de Educación, defienden la flexibilización de esta regla.

El Supremo Tribunal Federal – el de mayor jerarquía en el país – está examinando la constitucionalidad o no de la exigencia del diploma de periodista para ejercer la profesión. Por otra parte, la nueva Ley de Prensa que se encuentra en trámite en el Congreso Nacional marca el fin de la obligatoriedad del diploma para ejercer la profesión periodística.

Por último, actualmente tramitan en el Congreso Nacional – incluidos la Cámara de Diputados y el Senado Federal – un total de 86 proyectos que, en su mayoría, afectan la independencia de los medios de comunicación al restringir la publicidad.

Como bien recordó Roberto Civita, presidente del Consejo de Administración del Grupo Abril en el IV Congreso Brasileño de Publicidad, “sin ella (la publicidad) sería imposible mantener el pluralismo de los medios de comunicación”. Civita recuerda que la publicidad es una parte esencial de las economías libres y estimula la competencia, además de contribuir a la creación de empleos. En su opinión, en un mundo tan pulverizado, cada vez resulta más difícil controlar la diseminación de la propaganda. “Incluso, continúan apareciendo amenazas contra la libertad”. El funcionario criticó el exceso de juicios en curso en el gobierno relacionados con la publicidad y dijo que “con publicidad o sin ella, los problemas no dejan de existir”. También criticó la tendencia de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de legislar por cuenta propia la publicidad de bebidas alcohólicas, medicamentos y alimentos.

Una breve retrospectiva de las noticias muestra que el presidente Lula tiene dificultades para aceptar el trabajo de los periodistas.

Lula declaró asimismo que le resulta vital la abstinencia de noticias, sobre todo en los fines de semana: “Recomendaría a cualquier presidente que se aleje de los políticos y de la prensa los fines de semana”. Sin la prensa, el presidente se considera muy bien informado. “Un hombre que converse con tantas personas por día como yo debe tener treinta periódicos en la cabeza todo el santo día”, comentó. “No existe posibilidad alguna de que no esté informado”.

Al mantenerse alejado de la prensa, evita lo que denomina “distorsión”, respecto de la cual proporcionó el siguiente ejemplo: “Cuando lanzamos el plan para que el pueblo comprara material de construcción con descuento, un importante periódico publicó el titular ‘Lula faveliza Brasil’. Es decir, se trata de la concepción distorsionada de quien no tiene la menor noción de lo que significa para un pobre tener acceso a la compra de materiales de construcción para levantar su propia casa, hacer reformas, construir su garaje o adiciones.”

Otros hechos que afectan la libertad de prensa

3 de octubre de 2008 – El juez Luiz Henrique Martins Portelinha del 101° Distrito Electoral de Santa Catarina decidió incautar la edición N° 46 del periódico Impacto de Florianópolis. Es la segunda vez en pocos meses que el mismo juez determina la incautación del periódico a raíz de denuncias contra el alcalde la ciudad, Dário Berger.

7 de octubre de 2008 – El juez Flávio Silveira Quaresma del 28° Distrito Electoral de Río de Janeiro en Paraiba do Sul ordenó clausurar el periódico Entre-Rios de la ciudad de Três Rios. A pedido del juez, policías militares ocuparon la sede del periódico y expulsaron a todos los empleados. Esta atrocidad fue decidida por el juez a raíz de la no publicación por parte del periódico del derecho a réplica concedido al alcalde Gil Leal. En estos casos, la legislación determina multa, pero la sentencia impuso que la sede del periódico Entre-Rios permaneciera clausurada por 72 horas.

14 de octubre de 2008 – El juez Wagner Roby Gídaro del 296° Distrito Electoral de São Bernardo do Campo determinó que Folha Online eliminara un artículo sobre el ex ministro Luiz Marinho, candidato a alcalde de la ciudad. Se trata de un artículo redactado en 2005, compuesto por archivos de Folha Online con la entrevista a un ex gerente de Recursos Humanos de Volkswagen, Klaus Joachim Gebauer y con una denuncia contra Luiz Marinho cuando era sindicalista. Al solicitar la censura del artículo, la coalición partidaria del candidato argumentó que “se refería a un hecho sin continuidad”, lo que fue desmentido en aquel entonces por Volkswagen y es ahora utilizado por los adversarios políticos de Luiz Marinho.

24 de octubre de 2008 – El juez Henrique Martins Portelinha del 101° Distrito Electoral de Santa Catarina ordenó la incautación del periódico Impacto de Florianópolis a raíz de artículos relacionados con el alcalde Dário Berger. En el lapso de tres meses, esta fue la tercera iniciativa de censura judicial contra el periódico, donde también se dictaminó el retiro del sitio Web del periódico en Internet. La Constitución de Brasil es categórica en su prohibición de la censura sin importar el tenor de las informaciones transmitidas. Quien se sienta ofendido o calumniado por un artículo periodístico tiene derecho a procurar la reparación legal por daños morales y a exigir el derecho de réplica. El oficial de justicia que notificó al periódico la decisión judicial fue acompañado por un policía militar que integra el cuerpo de seguridad del alcalde Dário Berger, en una clara actitud de intimidación.

10 de noviembre de 2008 – El fotógrafo Paulo Schmidt, del sitio de Rádio Cidade AM en la ciudad de Brusque en Santa Catarina fue detenido en forma arbitraria por el Comisario Regional de la Policía Civil Ademar [ilegible] de Souza cuando registraba a título profesional imágenes de un accidente de tránsito.

19 de diciembre de 2008 – Agentes de seguridad de la Cámara de Diputados agredieron al reportero Sérgio Goberri del periódico O Estado de S. Paulo. El periodista llevaba en forma visible su credencial al entrar en la sesión plenaria de la Cámara cuando, sin ninguna razón, fue brutalmente interceptado por los agentes de seguridad.

18 de enero de 2009 – Seguidores de la Iglesia Renacer agredieron y hostilizaron a periodistas poco después de que cayera el techo de la sede mundial de la secta en São Paulo, en un accidente que dejó nueve muertos y 114 heridos.

21 de enero de 2009 – La sede de la Red Anhanguera de Comunicación – editora de los periódicos Correio Popular, Diário do Povo, Gazeta do Cambui, Gazeta de Piracicaba y Gazeta de Ribeirão en Caminas – fue blanco de un atentado. De acuerdo con la Agencia Anhanguera de Noticias, alrededor de las 21 el sistema de monitoreo electrónico de la empresa detectó a tres muchachos rompiendo una ventana para arrojar una granada. Felizmente, el explosivo golpeó la ventana, cayó a la calle cerca de la calzada y no explotó. Según la Policía Militar, que impidió la circulación en el lugar, la granada tenía alto poder destructivo y su explosión podría haber afectado a personas y objetos en un radio de 200 metros. Unas tres horas después del atentado la telefonista de la empresa recibió un llamado de amenaza donde una voz femenina aseguraba: “Esto es sólo el comienzo”.

2 de febrero de 2009 – El periódico Comércio da Franca fue procesado invocando artículos de la Ley de Prensa cuya aplicación está en suspenso por decisión del Supremo Tribunal Federal (artículos 21, 22 y 23). Es especialmente preocupante que las autoridades policiales acusadas en el reportaje de abuso de autoridad enarbolen el derecho de queja en beneficio propio y que las autoridades judiciales, ignorando las evidencias de práctica abusiva, den lugar a la acción intimidante, iniciando y llevando adelante un juicio contra profesionales que ejercían su misión de informar.

5 de febrero de 2009 – Un pastor y guardias de seguridad de la Iglesia Universal del Reino de Dios detuvieron al fotógrafo Gustavo Magnusson de la Red Anhanguera de Comunicación, exigiendo la destrucción de las imágenes captadas al registrar la caída de parte del revestimiento del tempo de la Iglesia en Campinas ocurrida el día anterior.