Cuba

CONSIDERANDO
que por 50 años el gobierno cubano ha clausurado la libertad de prensa, el derecho a la libre expresión de las ideas y el acceso de los ciudadanos a la información sin censura estatal.

CONSIDERANDO
Que en casi dos años de mandato, el gobierno de Raúl Castro no ha mostrado ningún avance en materia de circulación de información, libertad de opinión, alternativas de asociación y respecto al ejercicio independiente del periodismo.

CONSIDERANDO
Que 27 periodistas están encarcelados, con sentencias que oscilan entre 28 y un año de cárcel, y que varios de ellos presentan severos problemas de salud sin que se les otorgue una licencia humanitaria.

CONSIDERANDO
Que el gobierno ha incrementado las acciones represivas contra el periodismo independiente a lo largo del país mediante arrestos temporales, multas, decomisos de dinero y equipos de trabajo, golpizas, cercos de viviendas, represalias contra familiares, limitaciones de movimiento en el territorio de residencia, violación de la correspondencia, bloqueos cibernéticos y prohibiciones para asistir a eventos públicos.

CONSIDERANDO
Que el acceso a la Internet continúa restringido para la población cubana, y que el gobierno acrecienta sus esfuerzos para bloquear sitios digitales con el argumento de que sus contenidos son contrarios al interés social y a la seguridad nacional.

CONSIDERANDO
Que las autoridades han reforzado la vigilancia cibernética y las represalias contra un emegente movimiento de jóvenes blogueros, que desafían los mecanismos de la censura gubernamental.

CONSIDERANDO
Que el 6 de noviembre agentes policiales interceptaron en plena calle y golpearon violentamente a Yoani Sánchez y otros blogueros independientes que trataban de participar en una manifestación pacífica en La Habana.

CONSIDERANDO
que el principio 1 de la Declaración de Chapultepec establece: “No hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa. El ejercicio de ésta no es una concesión de las autoridades; es un derecho inalienable del pueblo”.

CONSIDERANDO
que el principio 4 de la Declaración de Chapultepec establece que: “El asesinato, el terrorismo, el secuestro, las presiones, la intimidación, la prisión injusta de los periodistas, la destrucción material de los medios de comunicación, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores, coartan severamente la libertad de expresión y de prensa. Estos actos deben ser investigados con prontitud y sancionados con severidad”.

LA ASAMBLEA GENERAL DE LA SIP RESUELVE

Exigir la liberación incondicional de los periodistas encarcelados y el respeto gubernamental por la labor de los comunicadores indepedientes en la isla.

Exigir la suspensión de las acciones represivas contra los periodistas y los blogueros independientes.

Condenar el recrudecimiento del control gubernamental sobre la internet y el bloqueo deliberado de los sitios digitales que difunden información e ideas discordantes con la visión de los medios oficiales.

Condenar el arresto y la violenta golpiza perpetrada recientemente por agentes policiales contra Yoani Sánchez y un grupo de blogueros independientes en plena vía pública.