Guyana

Luego de retirar arbitrariamente la publicidad del Stabroek News durante 17 meses, el gobierno de Guyana, sin mediar explicación alguna, volvió a colocar publicidad en dicho diario en abril del 2008.

Se cree que la suspensión pretendía castigar al diario por su estilo franco y abierto y por su posición con respecto a los desaciertos del gobierno.

La suspensión de la publicidad fue un ataque muy serio contra la libertad de expresión y una violación a varios principios de la Declaración de Chapultepec, de la cual Guyana es signataria. El corte de la publicidad fue ampliamente condenado por la sociedad civil y los medios de comunicación a nivel local, regional e internacional.

Los diarios establecidos están siguiendo con gran interés la asignación de la publicidad oficial a un nuevo diario, a la luz de los motivos que fueron citados por el gobierno para la suspensión de la distribución de publicidad al Stabroek News.

El gobierno suspendió la licencia de CNS Canal 6 el 11 de abril por haber retransmitido el comentario de un espectador que había llamado al canal lanzando una amenaza al presidente. CNS Canal 6 es un canal popular que ha sido sumamente crítico del gobierno desde sus inicios.

La suspensión de la licencia durante cuatro meses fue considerada excesiva y un ataque a la libertad de expresión del canal, el cual reinició sus transmisiones, pero sufrió una gran pérdida de ingresos.

A fines de febrero del 2009, CNS Canal 6 dijo que había recibido una llamada telefónica de un funcionario de alto nivel del gobierno ordenando que no se retransmitiese un programa sobre la crisis de Clico (Guyana). Canal 6 decidió entonces revisar el programa para determinar si había algo en su contenido que fuese condenable. Este último incidente es una amenaza a la libertad de prensa, ya que ningún funcionario público debería poder decidir sobre lo que una estación de televisión puede o no transmitir si no existe un sustento legal para ello. Esta situación se ve agravada por la inexistencia de una ley de radiodifusión actualizada y por la lentitud del órgano interino creado para supervisar al sector hasta que se promulgue una ley de radiodifusión. La Asociación de Prensa de Guyana y los medios de comunicación están monitoreando la situación.

El reportero del canal de televisión WRHM 7 Capital News, Gordon Moseley, fue prohibido por el presidente Bharrat Jagdeo de asistir a las conferencias de prensa que se realizan en el Despacho Presidencial, porque a éste no le gustó el tono de una carta escrita por Moseley dirigida a los medios defendiendo un reportaje que había hecho sobre una cumbre a la cual había asistido el presidente.

El gobierno mantiene un monopolio sobre la radio que heredó en 1992 del gobierno anterior. Desde hace mucho tiempo se viene prometiendo una nueva ley de radiodifusión para regular la emisión y renovación de licencias y para monitorear los patrones de transmisión. Un vocero del gobierno ha anunciado que se emitirían licencias para las radios privadas pero hasta la fecha nada de ello ha ocurrido.

No existe ley de libertad de información. Un miembro de la oposición en el Parlamento presentó un anteproyecto de ley sobre la libertad de información, el cual todavía no ha sido debatido y al parecer no tiene visos de ser aprobado.