Jamaica

La prensa goza de libertad en Jamaica, pero de tiempo en tiempo la policía impide el acceso de los periodistas a escenas de crímenes. Un caso reciente es el de un fotógrafo del Gleaner que fue arrestado cuando cumplía con su labor en el lugar donde supuestamente había ocurrido un tiroteo con la policía.

La Asamblea Legislativa no adoptó medida alguna sobre una propuesta presentada por el primer ministro para reformar las leyes de difamación, que ya están desactualizadas. La propuesta fue presentada ante el Parlamento hace ya un año. El monto de las indemnizaciones por calumnia constituye una limitación a la libertad de prensa.

Dos periodistas — Julian Richardson, analista financiero del diario Jamaica Observer, y Ricardo Makyn, fotógrafo del diario The Gleaner — fueron arrestados en una misma semana por la policía de Kingston.

Según informes periodísticos, Richardson fue arrestado el14 de febrero y amenazado de muerte luego de rehusarse a pagar soborno a dos policías para que retirasen los cargos contra él por “decir improperios y obstaculizar el tránsito”.

El 20 de febrero, Makyn fue impedido de sacar fotos de un agente de la policía que disparó e hirió a un hombre que había tratado de robarle su teléfono celular. Se le acusó de “insultar, atacar y desobedecer a un agente de la policía” y fue llevado a la estación policial.