Puerto Rico

La libertad de prensa no sufrió consecuencias graves en este período, viéndose afectada por algunos casos judiciales y órdenes emitidas por el Juez Presidente de la Corte Federal de Estados Unidos en San Juan; expresiones de oposición de las organizaciones de prensa oposición a la designación del nuevo superintendente de la Policía, José Figueroa Sancha, quien siendo anteriormente supervisor del Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) estuvo a cargo de un operativo en el que fueron agredidos seis periodistas, caso que se encuentra en litigio.

Uno de los asuntos más destacados se remonta al 10 de febrero de 2006 cuando un grupo de periodistas fue agredido por agentes del FBI mientras cubrían un allanamiento que llevaba a cabo dicha agencia. Los periodistas agredidos, la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (ASPPRO) y el Overseas Press Club (OPC) radicaron una demanda contra el FBI en la Corte de Distrito Federal de San Juan el 26 de septiembre de 2006. La American Civil Liberties Union asumió desde entonces la representación de los demandantes.

El 18 de noviembre de 2008 el juez presidente del Tribunal, José A. Fusté, denegó una moción presentada por ASPPRO y el OPC el 28 de octubre para que reconsiderara su decisión prohibiendo la divulgación de los nombres de los agentes del FBI que participaron en la agresión a los periodistas.

El 2 de marzo de 2009 comenzaron las deposiciones de los agentes del FBI y del actual Superintendente de la Policía, José Figueroa Sancha, las que se efectuaron en una sala cerrada de la Corte Federal. El juez Fusté impuso una orden de mordaza a ambas partes en la demanda, lo que originó una dura crítica de parte de las organizaciones que enviaron una carta al juez en repudio.

Las organizaciones de prensa manifestaron su oposición el 16 de enero de 2009 a la designación de José Figueroa Sancha como Superintendente de la Policía de Puerto Rico. El rechazo se debió a la participación del designado como oficial de más alto rango en el operativo federal en el que fueron agredidos los seis periodistas el 10 de febrero de 2006.