Coinciden en que la Justicia y el Periodismo son igualmente esenciales para la democracia

Miami (26 de junio del 2002) – Jueces y periodistas coincidieron en destacar
la importancia del papel esencial que le caben al Poder Judicial y al Periodismo
para la solidificación del sistema democrático y el derecho del
público a la información, al concluir recientemente la Cumbre Hemisférica
sobre Justicia y Libertad de Prensa en las Américas.

Organizada del 20 al 22 de junio pasado en Washington por la Sociedad Interamericana
de Prensa (SIP) bajo su Proyecto Chapultepec, la Cumbre contó con más
de 250 personas que tuvieron como objetivo buscar un marco de entendimiento
y de diálogo entre dos instituciones que son vitales para preservar el
estado de derecho.

La Cumbre tiene su origen en la creación misma del documento conocido
como la Declaración de Chapultepec, cuya redacción de 10 principios
fundamentales sobre libertad de expresión que deben regir en una sociedad
democrática ocurrió en marzo de 1994 en el Castillo Chapultepec
de la Ciudad de México. En esa oportunidad se congregó más
de un centenar de representantes de la prensa, de derechos humanos, la política,
la cultura, la justicia y ciudadanos comunes.

Robert Cox, presidente de la SIP, calificó a la Cumbre de Washington
de “hito histórico” no sólo por ser la primera vez
que se convoca en una misma mesa de diálogo a 44 magistrados de Cortes
Supremas de Justicia y un centenar de periodistas de los más variados
países americanos, “sino porque ambos grupos tuvimos la oportunidad
de reprocharnos deberes y obligaciones y reclamarnos derechos y garantías”.

“Creo, en definitiva – dijo Cox subdirector de The Post and Courier,
de Charleston, Carolina del Sur – que esta reunión ha servido para
que jueces y periodistas dejemos de mirarnos de reojo y busquemos entender los
problemas y garantías necesarias que se necesitan para vivir en plena
libertad y prosperidad”.

Los puntos claves de la Cumbre estuvieron acentuados en las diferentes opiniones
legales, jurídicas y periodísticas sobre la discriminalización
de los delitos de injuria y calumnia, la discusión sobre la figura de
la real malicia, la carga de la prueba de la verdad y el derecho al honor y
a la intimidad. También sobre acceso a la información judicial
y oficial y a la impunidad de los crímenes contra periodistas, entre
otros temas.

Si bien el encuentro no tenía previsto llegar a conclusiones específicas,
si no iniciar un diálogo abierto, sirvió para discutir, analizar
y entender los problemas a los que se enfrentan los jueces y los periodistas
ante la cobertura y publicación de informaciones, especialmente cuando
se afecta a terceras personas.

En las conclusiones de la Cumbre, Alejandro Miró Quesada, presidente
de la Comisión de Chapultepec de la SIP, manifestó que “la
reunión nos ha servido para concordar que la independencia judicial y
el respeto a la libertad de prensa son aliados indispensables para aumentar
el goce de la democracia”.

Minutos después de una audiencia simulada en la que jueces, fiscales
y defensores ficticios recrearon los problemas procesales y legales a los que
se enfrentan los reporteros en la cobertura de noticias en América Latina,
Miró Quesada, director de El Comercio, Lima, Perú, anunció
que la Cumbre es un nuevo paso de otra etapa del Proyecto Chapultepec que contempla
reuniones nacionales similares a la realizada en Washington.

La Declaración, cuyo primer principio consigna que no hay personas
ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa” ya
ha sido firmada por líderes políticos de 27 países y por
miles de ciudadanos del hemisferio occidental. Sobre este documento se basó
la redacción de la Declaración de Principios sobre Libertad de
Expresión creada en marzo del 2001 por la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos de la Organización de los Estados Americanos.

El discurso del magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Stephen Breyer,
al inicio de la Cumbre y seguido por la cadena televisiva C-Span, brindó
el tono apropiado a las discusiones al referirse a la independencia judicial
y el papel de los medios de comunicación.

“El Poder Judicial y la Prensa, si bien son entes diferentes comparten
los mismos objetivos, son instituciones gemelas”, dijo Breyer, al tiempo
que calificó a la prensa como aliado de la Justicia, ya que “necesitamos
al periodismo para convencer al público sobre la necesidad de nuestra
independencia”.

En el mismo sentido se había expresado la noche anterior el decano de
la Escuela de Derecho de la Universidad Americana en Washington, Claudio Grossman,
quien dijo que “el Poder Judicial y el periodismo son alas de una misma
ave y la armonía de movimientos de ambos es el único modo de mejorar
las condiciones de vuelo de todo régimen que se precie de democrático”.
Grossman recibió también el Premio Chapultepec que se otorga a
personas e instituciones que promueven la Declaración de Chapultepec.

A esta reunión organizada por la SIP con el auspicio de la Fundación
Robert McCormick, asistieron magistrados de las cortes supremas de Justicia
de Argentina, Aruba y las Antillas Holandesas, Bolivia, Canadá, Chile,
Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití,
Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú,
Puerto Rico, República Dominicana y Uruguay. Se excusaron los magistrados
de Brasil y Venezuela.

Al cierre de la Cumbre, y revalidando los altos conceptos sobre la Justicia
y el Periodismo, el presidente de la Corte Suprema de Justicia de Costa Rica,
Luis Paulino Mora, dijo que “los jueces nos vamos satisfechos de esta
reunión, comprendemos que hay otro tipo de problemas del otro lado del
mostrador”.

Mora al culminar resaltando “la misión similar” que tienen
los jueces como “garantes de los derechos humanos” y los periodistas
como “vigilantes de los derechos humanos”, observó –
con el asentimiento unánime de la concurrencia – que “éste
es un diálogo abierto y debe continuar”.

Otras Informaciones

Deja tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos estan marcados*

*